Translate

jueves, 23 de febrero de 2012

DESDE ESPAÑA: María Sánchez Fernández


MI CARIÑOSO HOMENAJE 

A UN GRAN AMIGO POETA DESAPARECIDO

Una obra para comentar y meditar

“Inés volvió a la tierra” es un libro para ser comentado. Comentado y meditado. Lo leí por primera vez cuando en 1991 fue publicado por la Editorial Almazara y me fue obsequiado con una cariñosa dedicatoria por su autor:

Manuel Fernández de Liencres

Notas biográficas:
     Nace en Madrid en el año 1922, mas siempre ha estado vinculado a la ciudad de Úbeda por lazos  familiares.
     Hombre polifacético y sensible. En su juventud fue piloto de las Líneas Aéreas Españolas. Escritor, poeta, pintor, guionista de cine, músico.
     Es autor, entre otros, de los libros “El polvo iluminado”, como coautor con Juan Pasquau, “Poemas del dios chino”, “El bastón de Adan”, (obra teatral), “Versos para fortalecer la tristeza”, “Inés volvió a la tierra”. En la actualidad ha residido en Úbeda hasta su muerte el pasado día 20 de febrero de 2012 pintando cuadros, escribiendo versos y tocando el piano.

Comentarios
     Inés es una adolescente que ha sido internada en una clínica psiquiátrica cuando está aquejada de una grave enfermedad. Permanece en ella hundida en un profundo letargo durante dos años. Despierta súbitamente al principio de una primavera. Su cara sonríe pero ha dejado de ser quien fue. No recuerda nada de su corta vida pasada pero ella reconstruye un Mundo “donde la realidad es nuestra peor enemiga”.
    Su terapia es escribir un diario.
    Es confiada por su familia a una enfermera, mujer fuerte e introvertida, para pasar el verano en una casita de campo junto a un barrio residencial. Vive encerrada. Su mundo es el jardín. A través de la tapia y la reja de la finca hace numerosos amigos, como esa cabeza redonda que asoma por el muro a través de un rosal y le enseña a amar a Vivaldi y a Mozart; a la pintora Teresa que la inicia en el arte de llevar el alma al lienzo a través de los pinceles y los colores; a la anciana y enigmática Juanita, que es un tronco de árbol tan viejo que pronto llegará el leñador con su hacha para talarlo; a Tom, el muchacho ciego que le vislumbra un sentimiento desconocido que la hace flotar como un globo.
     Inés en su jardín tiene dos grandes rosales; uno con rosas rojas y otro con rosas blancas. Quiere contarlas. ¿Cuál de los dos tendrá más? Cuenta…, y cuenta…, dieciocho…, diecinueve…, ¿veinte? Nunca llega a veinte, algo fortuito siempre la interrumpe mientras miles de mariposas cruzan el cielo, ¡¡pero no son mariposas, son las notas hechas alma y música de Vivaldi y de Mozart!!
   

INÉS VOLVIÓ A LA TIERRA




Notas parciales del libro

     //… Me llamo Inés, es un nombre que me gusta. Inés. Tengo catorce años y si no me muero cumpliré los quince en el mes de octubre…//  //…Cada vez que lo pienso quedo más desconcertada. Hay problemas que nadie puede resolver. Ni siquiera los santos. Por ejemplo, contar las rosas de mi jardín. Hoy me he puesto a enumerarlas por tercer día y al llegar a la rosa número veinte he tenido que suspender la cuenta. El obstáculo esta vez ha sido una música que me llega del jardín contiguo precisamente del lado en que yo me encontraba contando flores…// //…Conforme se acerca el verano las casas de la carretera se van llenando de gente. A menudo pasan por mi puerta personas que no conozco. Me ha llamado la atención una señora que todas las tardes monta un trípode, o un caballete, o como se diga, bajo los árboles y se pone a pintar un cuadro que, visto desde aquí, parece interesante…// //…Me siento atraída por ella. Tanto es mi interés que decido pedirle a Saturia que me abra la puerta y me permita aproximarme a la pintora.
    //…Me gustaría pintar como tú ─ exclamo de pronto ─ . La cara de la señora se llena de arruguillas. También su nariz que es larga.
  ─ Puedes hacerlo si te lo propones. Todo el mundo puede pintar a condición de que tenga alma. Eso es lo importante.
    No esperaba una respuesta así. ¿Es que todo el mundo no tiene alma? ¿Qué tiene entonces? ¡Qué extraño, le digo. Sonríe.
    ─ Bueno, eso sucede como con todo. Si un poeta no tiene alma nunca será un verdadero poeta. El artista debe regalar su alma a la obra de arte. Si yo quiero que este cuadro sea un cuadro tendré que darle mi alma.
    //… He dedicado toda la mañana a la música y al retoque del árbol seco que es Juanita. Le he añadido más rugosidades y más grietas y ahora parece que va a desmoronarse de puro viejo. El hombre del hacha está perfecto pero produce terror a quien lo mira y se ve a las claras que arde en deseos de cortar el tronco y acabar con Juanita. Es una persona cruel. La paloma roja representa el espíritu de la anciana. Echará a volar en cuanto se le acerque el horrible leñador …// El jardín está melancólico bajo el cielo neblinoso. La música de Mozart suena como si viniera de muy lejos; de las montañas azules. Las cigarras no cantan hoy en los árboles de en frente. No siquiera hay tantas moscas como en otros días. En este momento detesto la soledad. //…No quiero escribir más mi diario. No quiero escribir ni una letra más. ¿Para qué?.

Fuentes
Textos parciales del libro Inés Volvió a la Tierra – Editorial Almazara
Reservados derechos de autor


INÉS

A Manuel Fernández de Liencres  *
y a Inés, su niña inventada


El reloj de tu mundo se ha parado
en un mágico sueño de colores
donde cuentas las rosas, muchas rosas;
donde dibujas almas voladoras
con forma de palomas encarnadas.

El reloj de tus sueños te ha marcado
unas doradas horas que desgranas
con tus dedos de niña enajenada
engendrando y riendo melodías.

Y allá en ese jardín te abres el alma
y regalas palabras que son ecos
de hermosas sensaciones escondidas.

Eres música, Inés, música y verso
que vibra como pájaro enjaulado
que sueña con prohibidas libertades.

Y vas contando rosas…
¿Son diecinueve rosas o son veinte?
Son diecinueve rosas, nunca veinte.

Y el reloj de tu vida va marcando
un destino que es tuyo, sólo tuyo,
donde revolotean mariposas
cabalgadas por míticos fantasmas
que dicen sinfonías.

El cielo se hace oscuro
y una dulce inquietud te oprime el alma.
¿Habrá más primaveras?
¿Habrá más aleteos de colores
que invadan tu jardín de limpias risas?

No lo dudes, Inés, nunca lo dudes.
Habrá más primaveras y más risas.

María Sánchez Fernández  - Cónsul Poetas del Mundo en Úbeda – España
23 de febrero de 2012
* Poema del libro “Pintar palabras” – Editorial El Olivo
Ilustración: “Rosas” - Emilio Sánchez Fernández

2 comentarios:

Gladys Acevedo dijo...

QUERIDA AMIGA, QUE BELLO POEMA, ME CONMOVIÓ PROFUNDAMENTE, INES... SEGURAMENTE HABRÁ MAS PRIMAVERAS Y MAS RISAS....
EL ALMA SIEMPRE TIENE GUARDADAS MAS DE VEINTE ROSAS, DONDE REVOLOTEAN MARIPOSAS....
QUERIDA GLADYS, PODRE ENCONTRAR ESTOS DOS LIBROS EN LA ARGENTINA? . UN ABRAZO DE OSO INMENSO PARA TI, DESDE ESTA TARDE RIOJANA LLUVIOSA, CON AROMAS DE LAVANDA Y JARILLAS.
MAGDALENA

DESDE MI CORREO PERSONAL.

Gladys Acevedo dijo...

CUANTA MAGIA QUERIDA AMIGA, ESTO ES LO QUE ME ENCANTA DE INTERNET, PERO MAS ME EMOCIONA LO QUE PODES HACER MEDIANTE TU BLOG, UNIR ALMAS CON LOS MISMOS SENTIRES, ME HACE MUY FELIZ, Y COMO TU DICES UNIRNOS EN UN ABRAZO POR UN MUNDO LLENO DE AMOR Y PAZ.VAMOS SUMANDO A ESTA HERMOSA RED DE ESPÍRITUS!!!!
QUE LASTIMA QUE EL LIBRO ESTE AGOTADO, ME HUBIESE GUSTADO MUCHÍSIMO LEERLO, NUEVAMENTE TE DIGO QUE ME CONMOVIÓ MUCHÍSIMO EL POEMA. AMIGA ADEMAS FELICITARTE POR EL POEMA CANTO AL RÍO JAIME", REALMENTE UN CANTO A ESE RÍO QUE CORRE, CANTA, ARRULLA, GRACIAS A LA BENDICIÓN DE LAS LLUVIAS, A DISFRUTAR ESE BELLO PAISAJE!!!
ABRAZO DE OSO, HERMANA!!
MAGDA


Desde mi c.e. personal. Gracias Magda!!!

Los Túneles. Pocho. Córdoba. Argentina

Los Túneles. Pocho. Córdoba. Argentina
La magnificencia del paisaje en los llanos de Chancaní

Laberinto. Hugo Ricobaldi

Río Jaime

Río Jaime
Arena, agua, se escurren caprichosas entre rocas milenarias.