Translate

sábado, 25 de febrero de 2012

ALFONSINA STORNI


Alfonsina Storni Martignoni  (1892-1938).
 Poetisa argentina de origen suizo. 
A los cuatro años se trasladó con sus padres a Argentina, 
y residió en Santa Fe, Rosario y Buenos Aires. 
Se graduó como maestra, ejerció en la ciudad de Rosario
 y allí publicó poemas en Mundo Rosarino yMonos y Monadas
Se trasladó luego a Buenos Aires y fue docente en el Teatro Infantil Lavardén, 
en la Escuela Normal de Lenguas Vivas
 y en 1917 se la nombró maestra directora del internado de Marcos Paz. 
 La obra poética de Alfonsina Storni se divide en dos etapas:
 La primera, caracterizada por la influencia de los románticos y modernistas,
 corresponden La inquietud del rosal (1916), El dulce daño (1918),
Irremediablemente (1919), Languidez (1920) y Ocre(1920).

La segunda, presenta una visión oscura, irónica y angustiosa 
que se manifiesta en Mundo de siete pozos (1934) y Mascarilla y trébol (1938).

Hizo también incursiones en la dramaturgia.
 En 1927 estrenó en el Teatro Cervantes El amo del mundo
 y en 1931 aparecieron Dos farsas pirotécnicas, que incluían 
Cimbellina en 1900 y pico y Polixena y la cocinerita
En 1950 se editó Teatro infantil, pero varias de sus obras para niños permanecen inéditas. 
En 1936 colaboró en el IV centenario de la fundación de Buenos Aires 
con el ensayo Desovillando la raíz porteña.
 Dulce tortura
Polvo de oro en tus manos fue mi melancolía
sobre tus manos largas desparramé mi vida;
mis dulzuras quedaron a tus manos prendidas;
ahora soy un ánfora de perfumes vacía.

Cuánta dulce tortura quietamente sufrida
cuando, picada el alma de tristeza sombría,
sabedora de engaños, me pasaba los días
¡besando las dos manos que me ajaban la vida!
                                                                                                                           Queja


Señor, Señor, hace ya tiempo, un día
soñé un amor como jamás pudiera
soñarlo nadie, algún amor que fuera
la vida toda, la poesía.


Y pasaba el invierno y no venía,
y pasaba también la primavera,
y el verano de nuevo persistía,
y el otoño me hallaba con mi espera.


Señor, Señor: mi espalda está desnuda:
haz restallar allí, con mano ruda
el látigo que sangra a los perversos.


Que está la tarde ya sobre mi vida,
y a esta pasión ardiente y desmedida
la he perdido, Señor, haciendo versos.



Soy esa flor


Tu vida es un gran río, va caudalosamente.
A su orilla, invisible, yo broto dulcemente.
Soy esa flor perdida entre juncos y achiras
que piadoso alimentas, pero acaso ni miras.

Cuando creces, me arrastras y me muero en tu seno;
cuando secas, me muero poco a poco en el cieno;
pero de nuevo vuelvo a brotar dulcemente
cuando en los días bellos vas caudalosamente.

Soy esa flor perdida que brota en tus riberas
humilde y silenciosa todas las primaveras.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta buenísimo acompañar los poemas con los datos de Alfonsina y así refrescar la memoria. Los poemas son inolvidables y tienen mucho que ver con el amor. Y el amor nos ha transcurrido a todos en algún momento de la vida, por eso no nos es ajeno y nos produce un gran placer que se nos acerque en versos.

Lily Chavez

Elena Bonora dijo...

La de la foto no es Alfonsina Storni. Es Julia de Burgos, una muy buena poeta de Puerto Rico.

Los Túneles. Pocho. Córdoba. Argentina

Los Túneles. Pocho. Córdoba. Argentina
La magnificencia del paisaje en los llanos de Chancaní

Laberinto. Hugo Ricobaldi

Río Jaime

Río Jaime
Arena, agua, se escurren caprichosas entre rocas milenarias.